En numerosas aplicaciones es necesario disponer de una sala apantallada. En un entorno militar o civil, la protección de la información es uno de los principales motivos. En compatibilidad electromagnética, la protección personal, de ensayos o de equipos (amplificadores, sala de control, etc…). En un entorno hospitalario, la realización de pruebas, investigaciones o cirugía en un entorno electromagnético limpio.